Verano Natural

Enviado el jul 24, 2013 en Blog | 0 comentarios

Decálogo para un Verano Natural, refrescante y saludable

  1. Utiliza cocciones más ligeras: macerados, licuados, escaldados, hervidos. Evita métodos de cocción más caloríficos como horneados, barbacoas y fritos.
  2. Aumenta el consumo de líquidos y alimentos frescos como ensaladas, verduras y frutas locales y de la estación.
  3. Evita las grasas saturadas, proporcionan un calor extra que no necesitamos en esta época del año, como carnes rojas, blancas, huevos, quesos, embutidos, etc. Es preferible los productos del mar como pescados, mariscos, etc, o legumbres en cocciones refrescantes como en salpicones o ensaladas
  4. Evita el exceso de alimentos salados, sobre todo de origen animal, que nos aportan un calor extremo
  5. Al sudar más, perdemos más minerales, las algas son nuestras grandes aliadas para evitar la desmineralización, así como condimentos salados en pequeñas proporciones, encurtidos, etc.
  6. Cuidado con los helados, son aparentemente refrescantes, pero poseen grasas saturadas y azúcar que al final nos provocarán más calor. Es mejor recurrir a postres frescos elaborados con frutas
  7. Ten cuidado con las bebidas refrescantes y alcohólicas, ya que con el calor entran más fácilmente pero no nos aportan  ningún nutriente.
  8. Aumenta el consumo de cereales refrescantes como la cebada o el maíz
  9. Broncéate con consciencia: toma un poco de sol en las primeras o últimas horas del día antes de ponerte protección solar, así acumularás vit D. Evita estar al sol en las horas de mayor exposición solar, incluso con protección solar
  10.   Protectores solares, hidratantes y aftersuns: protegerse del sol está bien, pero cuidemos que productos ponemos en nuestra piel, ya que a través de la piel también nos alimentamos: evita productos nocivos como los PEGs, Parabens, Ftalatos, Siliconas, Aluminio y Aceites Minerales

Dejar una respuesta

Sigue este blog

Comprueba tu correo y confirma tu subscripción