¿Qué es?

¿Qué es la alimentación natural y energética?

En la naturaleza todo tiene su propia energía y fuerza vital, podemos sentirlo por ejemplo cuando nos presentan alguien, o cuando entramos en una estancia, hay un sinfín de ejemplos. Del mismo modo, los alimentos también están formados de Energía,  además de carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales, etc.

A nivel general conocemos las propiedades aisladas de muchos alimentos, pero sabemos muy poco de su Energía Vital, por ejemplo es muy conocida la energía de alimentos como el café y el alcohol, el chocolate, pero, ¿ cuál es el efecto de una zanahoria, o de los garbanzos?…¿para que podríamos utilizarla?…todos tienen su propia energía.

Es por ello que la Alimentación Natural y Energética es consciente, ya que al saber que estás comiendo y para que puedes utilizarlo deja de convertirse en una alimentación intuitiva o desde el capricho de lo que me pueda apetecer. Creo que esto debería enseñársenos desde que somos pequeños en el colegio, pero nunca es tarde para aprender. Ya nos lo decía Hipócrates en el Siglo VI a.C. “Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento

Desde esta concepción, las energías más estables y equilibradoras nos la proporciona una alimentación natural a base de cereales integrales, legumbres y proteínas vegetales, verduras, algas, semillas, frutos secos y frutas locales y estacionales y algo de proteína animal.

Puedes conocer las diferentes energías de los alimentos y sus efectos en nuestro organismo, mente y espíritu.

La importancia de la cocina natural

Igual que para estar en forma hay que hacer ejercicio, o para que nuestra casa esté limpia alguien ha de limpiarla, para comer sano hay que cocinar. Cocinar nuestros alimentos nos lleva a entender que “somos lo que comemos”.
Al elegir qué alimentos tomar, cómo tratarlos en nuestra cocina para así conseguir los mejores efectos, comprenderemos que la magia de cocinar, convierte a nuestra cocina en nuestro laboratorio de salud.

Es por esto que considero de vital importancia aprender La Cocina Natural y Energética, asistir a talleres prácticos, restaurantes que cocinen de esta forma, y hablar con otras personas que cocinen energéticamente.

¿Comer para vivir o vivir para comer?

Cuando vivíamos en las cavernas, nuestros objetivos eran dos muy simples, comer y que no nos comieran. Por suerte de ese día a hoy ha habido muchos avances a todos los niveles, muchos de ellos muy positivos para la humanidad, pero debido a la modernización de la agricultura y de la ganadería, así como por el proceso de industrialización, nos hemos ido alejando cada vez de la cocina natural y tradicional de nuestros ancestros.

Esto ha provocado que hayamos ido perdiendo nuestra sabiduría interna, en la que se sabía que había que comer para este mal o para aquel otro, yo aún recuerdo a mi abuela diciéndome “no comas esto o aquello porque es caliente”, aquello retumbaba en mi cabeza, pues no sabía a que se refería. Lo cierto es que hemos ido  cambiando este “instinto” por una alimentación “placentera”, en la que importa más lo que nos gusta, que lo que realmente nos conviene. Pero algo dentro de nosotros nos dice que esto no está bien, y tendemos a buscar información fuera, lo que utilizan los comerciantes para decirnos que su producto es el mejor, intentando crearnos incluso un sentimiento de culpabilidad si dudas en consumirlo o no, y que si no lo tomamos estaremos mal, o que seremos malos padres si no se los damos a nuestros hijos. Este exceso de información de medios audiovisuales ha llevado a la población interesada en mejorar su alimentación a tener que decidir que estilo seguir. La alimentación natural y energética para mi ha supuesto un antes y después en el camino, ya que con unas bases lógicas que han dado sentido a toda la información que he ido compilando con los años, y que unida a la experiencia personal y profesional, han confirmado que mi mejor opción es la Alimentación Natural y Energética, espero que para ti también lo sea.

Sigue este blog

Comprueba tu correo y confirma tu subscripción