Sobre mí

Cuando tenía 14 años, pedí a mi madre que me hiciera una lasagna, ya que no la había tomado nunca y mi madre me animó a que me la hiciera yo mismo, invitándome así a entrar en la cocina, desde entonces no he salido de ella.

Siempre tuve inquietud por la alimentación y me formé para ello, estudiando Dietética y Nutrición en el año 90. Aquí tuve mi primer contacto con la macrobiótica. Posteriormente no contento con los resultados de mi forma de alimentarme, empecé un bagaje por diferentes estilos alimenticios, Vegetarianismo, Ayunos, Montignac, Dieta de la zona, y múltiples dietas  de origen dudoso y resultados peores, buscando un equilibrio entre cuerpo y emociones, que difícilmente iba a conseguir con ellas, pero quedándome con algo positivo de cada una de las dietas. Esto me llevó a tener unas oscilaciones de peso de 50 kilos, llegando a estar en una obesidad grave, con el consecuente trabajo emocional que acompaña a esta situación, hasta que en mi búsqueda de una Alimentación a mi medida volví a contactar con la Macrobiótica en el año 1999 de la mano de Elena Corrales, consiguiendo por primera vez un equilibrio cuerpo, mente, emoción y espíritu.

La Cocina de FelipeEsto me cautivó sobremanera, dedicando todo mi tiempo libre a profundizar en esta disciplina, leyendo a George Osawa, a Michio y a Aveline Kushi, entre otros. Empecé mi formación práctica en Tenerife con Raquel Marrero y Olga Acosta, discípulas directas de Antonio Areal, hasta que en 2004 cayó en mis manos un libro de Montse Bradford, conociendo así la Alimentación Natural y Energética, que reúne el concepto básico de la Macrobiótica y la cocina occidental, adaptada a nuestras costumbres. Otros autores que me han ayudado a fijar conocimientos teórico-prácticos en Alimentación Natural y Energética han sido la Bioquímica Olga Cuevas, y el Dr. Jorge Pérez-Calvo Soler.

Posteriormente fui a consulta personal con Montse Bradford en una oportunidad que vino a Tenerife. En el año 2002 nace mi primer hijo Alejandro, con un Síndrome de Wolf-Hirshhorn, que debido a sus características especiales, para las que ha requerido mucha ayuda, se ha convertido en mi gran maestro, a todos los niveles, incluida por supuesto la alimentación, ya que a través de ella conseguimos muchos avances. Aquí es cuando decidí formarme en éste campo y terminé con Montse Bradford yendo a Barcelona durante tres años haciendo el curso de formación y como Profesor en Alimentación Natural y Energética.

Una vez que sentí haber encontrado en la Alimentación Natural y Energética una forma de Alimentación coherente conmigo mismo y mi entorno, he decidido acercarla a las personas que están interesadas en mejorar su forma de alimentarse.

 

Sigue este blog

Comprueba tu correo y confirma tu subscripción